ALDEA LITERARIA
PAULA WINKLER

Dónde quedan las vísceras/ si el tuiter las transforma/
ensañarse nomás con la letra/ mande y responda/.
Esto de vivir no es fácil/ y lo ponen en duda/
los necios, algunos locos/ a quién le importa
pero quedan el fuego/ y las vacías crisálidas/
la lucha empedernida/ palabra, tanta palabra/
y un silencio que anida/ aún en el abismo/
el río se ha vuelto de plata/ no es más que derrota.

Elmer Diktonius. Helsinki
“Niño en luz de estrellas”

 

Hay un niño,
un niño recién nacido -
un sonrosado niño recién nacido.


Y el niño gime -
todos los niños lo hacen.
Y la madre pone el niño al pecho:
entonces se calla.
Así hacen todos los hijos del hombre.


Y el tejado no está demasiado bien ajustado -
no todos los tejados lo están.
Y la estrella mete
su nariz de plata a través de la grieta
y se posa en la cabeza del pequeño:
a las estrellas les gustan los niños.

 

Y la madre mira la estrella
y comprende -
todas las madres comprenden.
Y aprieta asustada al niño pequeño
contra su pecho -
pero el niño mama tranquilo a la luz de las estrellas:
todos los niños maman a la luz de las estrellas.
Aún no sabe nada de la cruz:
ningún niño lo sabe.-

 

De: “Muelle y nubes” (1934)-

Traducción: Pentti Saaritsa-Mona Moltke-Francisco Uriz-Kirsti Bagetthun